Archivo de etiquetas Mantenimiento

PorMariana Aguilar

¿Cómo proteger mi huerto en temporada de lluvias?

Una de las principales preguntas que surgen al instalar un huerto está relacionada con la temporada de lluvias, ¿cómo debo proteger mis cultivos en estos días?

Primero que nada, mantener el huerto en excelentes condiciones nos ayudará a que los cultivos sobrevivan una fuerte lluvia o granizada. Actividades como la poda, tutoreo, abonar, entre otras, son prácticas excelentes para tener un huerto sano y fuerte.

Cuando las lluvias son intensas o repetitivas, pueden ocasionar daños en los cultivos. Por un lado, el agua arrastra los nutrientes y causa el empobrecimiento de nuestro sustrato.  Y por el otro, si existe un encharcamiento durante varios días o semanas, el flujo de oxígeno en la zona de las raíces encarece, provocando que se pudran o que se desarrollen hongos.

Entonces, ¿cómo proteger mis cultivos?

1 El famoso “acolchonado o mulch”, capa protectora que absorbe la humedad extra y ayuda a mejorar el drenaje en la parte superior del contenedor y/o cama de cultivo. Colocar una capa de 3 cm de acolchonado es lo idea, ya sea corteza de pino, fibra de coco, paja y/o grava.

2 Cubierta plástica, es decir, un paraguas para tus plantas o al menos las más delicadas. Existen plásticos específicos para el óptimo crecimiento de tus plantitas, sin embargo, lo importante es que sea resistente, que al colocarlo no se creen bolsa o encharcamientos de agua y permita la entrada del aire para ventilar adecuadamente. Puedes utilizar plástico lechoso, malla sombra negra o blanca o cualquier plástico que tengas al disponible.

3 Un buen drenaje en nuestros contenedores y/o camas de cultivos, ya sea colocando una capa de piedras en la parte inferior o utilizando un sustrato ideal para nuestros cultivos.

4 La prevención de hongos en nuestros suelos y plantas puede ser muy fácil aplicando fungicidas orgánicos. Infusiones de plantas como la cola de caballo o canela pueden funcionar o esta es la receta para preparar uno en casa: agregar una cucharada de bicarbonato de sodio en un litro de leche y/o agua, agítalo y rociarlo en altas horas de sol por ambos lados de las hojas.

¡Ya estás preparado!

Al menos, con estos cuatro puntos podrás asegurar que tus plantas estarán protegidas para esta temporada de lluvias. Si no estás preparado para las lluvias, puedes mover de lugar tus contenedores para protegerlas mientras pones manos a la obra.

Recuerda que después de una fuerte lluvia, debes revisar tu huerto, podar las hojas lastimadas, cubrir raíces expuestas y abonar para mantener tu huerto fuerte y sano. Recolectar agua de lluvia puede ser una gran opción, por su alto contenido en nitrógeno puede ser utilizada posteriormente para nutrir tu huerto.

P.D. Con la lluvia y un mal mantenimiento tanto las babosas como los caracoles comenzaran a atacar tu huerto, procura tener una excelente poda y en caso de que exista un exceso de estos animalitos, puedes retirarlos manualmente o colocar una trampa de cerveza.

PorEl Rincón Verde

¿Cómo podar nuestra planta de jitomate?

La importancia de la poda

El jitomate es una planta herbácea decumbente, es decir, que no es capaz de soportar su propio peso y tiende a inclinarse hasta llegar al piso; es por eso que siempre vemos este tipo de plantas acompañadas de lo que se conoce como tutores. Los tutores pueden ser cualquier material firme en el cual podamos amarrar a nuestra planta para lograr mejores resultados, ya que no solo enderezamos el tallo, disminuyendo el riesgo de plaga o enfermedades por contacto con el suelo, sino que también, ayudamos a la planta a estar más fuerte y sana para poder dar frutos de mejor calidad, ya que las hormonas que se encargan del desarrollo de las plantas tienden a acumularse en la parte más alta. Sin mencionar que, al tener nuestra planta tutorada, se hace mucho más fácil darle un correcto mantenimiento.

Podar es un factor clave para asegurar el buen desarrollo de una planta, esta práctica surge por el deseo de tener una planta sana, adaptada a nuestro espacio y a nuestras necesidades, su propósito es lograr un balance entre el crecimiento de esta y de sus frutos, optimizar el espacio disponible. Al podar, logramos que los frutos no queden ocultos entre el follaje, tengan una mejor aireación y estén libres de humedad, evitando así, la aparición de enfermedades, desequilibrios hormonales, la falta de producción e incluso, que la planta llegue a morir.

Las podas NO deben ser excesivas, pues si dejamos el fruto descubierto por completo, se puede provocar un “golpe de calor”, lo cual afecta de manera negativa la calidad de este, pero tampoco debemos dejar que la planta se desarrolle libremente, sin ningún tipo de poda, pues la vegetación se volverá muy abundante, aumentando la demanda de nutrientes de la planta y ocasionando un exceso de follaje y floración, dándonos como resultado, frutos de mala calidad o en el peor de los casos, la planta no tendrá la capacidad de sustentar nutricionalmente, los frutos, resultando en un llamado  “aborto” de sus flores.

En pocas palabras, el objetivo de la poda consiste en dejar a la planta con el número justo de hojas y flores para conseguir la mejor tasa de producción y calidad.

Tipos de Poda

Existen diferentes tipos de poda y muchas maneras de mantener la forma de planta, la más recomendable para un huerto es la poda a un eje, la cual consiste en dejar solamente el tallo principal de la planta, eliminando los brotes laterales; este modelo tiene el propósito de obtener una producción más concentrada. Esta práctica puede hacerse con el número de ejes que se desee, incorporando siempre estos cuatro estilos de poda para lograr los mejores resultados.

Poda de Formación

Se enfoca en la eliminación de brotes laterales, las cuales salen desde las axilas de las hojas, para dejar solamente el tallo principal de la planta. Durante esta poda se da inicio a la llamada Poda Basal, la cual consiste en quitar las hojas que se encuentran en la parte más cercana al suelo, con la finalidad de darle una mayor aireación a la planta.

Poda de Producción o Fructificación

Durante esta poda, se eliminan los brotes enfermos, mal situados, los chupones, los frutos y hojas en exceso.

Poda de Brotes

Se puede hacer manualmente cuando los brotes son menores de 10cm, el corte debe ser fino y en un solo movimiento para evitar dañar a la planta, si los botes son de mayor tamaño, se debe hacer con pinzas o tijeras de poda; esta práctica debe hacerse por la mañana o por la noche para evitar que, por las altas temperaturas de la tarde, nuestra planta se quede más vulnerable a posibles enfermedades.

Poda de Regeneración

Su objetivo es hacer brotar de nuevo la planta cuando ya está en decadencia, eliminando flores y frutos para permitirle a la planta, concentrar toda su energía en fortalecer el tallo principal, dejando solo las hojas más sanas para permitirle seguir haciendo fotosíntesis.

Nuestra Recomendación

La práctica de la poda siempre debe de ir acompañada de un buen abonado, riegos constantes y tratamientos necesarios para obtener el máximo desempeño.

La poda debe hacerse una o dos veces por semana para evitar estresar y desequilibrar a la planta, pues con una excesiva manipulación, se corre un mayor riesgo de transmisión de virus, sin mencionar que el número de heridas ocasionadas por la poda pueden convertirse en el punto de entrada de enfermedades.

Las plantas son seres vivos que requieren de cuidados y atenciones correctas, si no nos informamos antes de llevar a cabo la poda, lejos de ayudarlas, podemos lastimarlas; aprender la manera correcta de atenderlas nos ayudará a entender más el funcionamiento y sus requerimientos para poder crear un vínculo más fuerte con ellas.

Referencias Bibliográficas

Manual de cultivo del tomate bajo invernadero. (2018). Instituto de Desarrollo Agropecuario-Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INA). [Archivo PDF]. Boletín INIA N° 12. Santiago, Chile. Recuperado el 20 de junio de 2018 de: http://www.inia.cl/wp-content/uploads/ManualesdeProduccion/12%20Manual%20de%20Tomate%20Invernadero.pdf

Poda y deshoje en cultivo de tomate bajo malla antiafido en el valle de Azapa. (2013). Instituto de Investigaciones Especializado en Agricultura del Desierto y Altiplano (CIE), INIA-URURI. [Archivo PDF]. Informativo N°77. Chile. Recuperado el 20 de junio de 2018 de: http://www2.inia.cl/medios/informativos/ururi/Cart77-Malla-Poda-y-Deshoje.pdf

El cultivo de tomate con buenas prácticas agrícolas en la agricultura urbana y periurbana. (2013). Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura(FAO), Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), Gobernación del Departamento Central.[Archivo PDF].Recuperado el 20 de junio de 2018 de: http://www.fao.org/3/a-i3359s.pdf

Poda de hortalizas en invernadero (berenjena, pimiento y tomate). Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, (S.F.). [Archivo PDF]. N° 2094 HD. Madrid. Recuperado el 20 de junio de 2018 de: http://www.mapama.gob.es/ministerio/pags/biblioteca/hojas/hd_1998_2094.pdf

¡Hola Somos El Rincón Verde!