Es una planta nativa de Europa, el norte de África, el norte de Asía y América, la cola de caballo (Equisetum arvense) desarrolla tallos cilíndricos y anillados que sirven para prevenir y curar la mayoría de las enfermedades por hongos en tu huerto.

Cultivo

La cola de caballo requiere muchísima humedad, por lo que un contendor con sistema de auto riego puede ser la mejor opción para crecerla, puede crecer a pleno sol o semi sombra. Sus raíces no son invasivas, pero es recomendable plantarla al menos a un metro de otros cultivos para un óptimo desarrollo.

Propiedades Fungicidas

Al utilizar un bio preparado de cola de caballo se favorece el engrosamiento de las paredes celulares, lo que impide el desarrollo de hongos en los cultivos. Puede ser utilizado tanto de manera preventiva como curativa.

Debido a la presencia de algunas sustancias tóxicas (como saponinas y flavonoides), además de ácidos orgánicos, la cola de caballo es considerada uno de los fungicidas naturales más efectivos en la agricultura orgánica.

¿Cómo elaborar el fungicida de cola de caballo?

Ingredientes

  • 100 gr de planta fresca de cola de caballo.
  • 1 litro de agua.
  • Una pequeña olla.
  • Colador.

Método de Preparación

  1. Colocar la cola de caballo junto con el agua dentro de la olla, dejar reposar 24 horas.
  2. Después de las 24 horas, hervir el preparado por 20 minutos.
  3. Enfriar, colar y aplicar.

¿Cómo Aplicarlo?

La preparación se debe diluir al 25% (125 ml en un litro de agua). La mejor manera de aplicarlo es vía foliar, directo a las hojas de tu cultivo afectado con un atomizador de gota fina.

Aplicarlo semanalmente te ayudará a prevenir hongos de manera general y para tratar algún tipo hongo presente (mildú o cenicilla), lo ideal es aplicarlo cada 3 días. Puedes aplicarlo muy temprano o muy tarde, evitando las horas altas de sol.

¡Hola Somos El Rincón Verde!