Es fácil encontrar en floristerías y viveros, junto a herbicidas, insecticidas, fungicidas, fertilizantes y otros productos fitosanitarios, unos botes rellenos de un polvo fino, blanquecino, amarillento o de color arena, etiquetados como “tierra de diatomeas”. Este producto, además de su versatilidad, tiene un origen curioso: son fósiles de exoesqueletos de las algas diatomeas.

La tierra de diatomeas es el material que resulta de la fosilización de las algas unicelulares recubiertas con una cama de sílice. Estas algas se denominan Diatomitas y presentan un exoesqueleto de origen mineral (sílice). Pero, ¿cómo es posible que un alga tenga un exoesqueleto mineral?

¿Qué es la Tierra de Diatomeas?

Las algas diatomeas son un grupo muy diverso de algas unicelulares. Cada cuerpo celular está recubierto por un exoesqueleto de sílice, llamado frústula, formado por dos piezas, llamadas tecas, que se acoplan la una en la otra como la tapadera en una caja. Y cuando el alga muere, su frústula se deposita en el sedimento.

La tierra de diatomeas es de color blanco por lo que también se le suele conocer como la Tierra Blanca. Si observamos las algas a través de un microscopio podemos observar las diferentes formas que pueden adoptar las algas como el exoesqueleto de silicio del que hemos hablado.

Insecticida natural y ecológico para el huerto y jardín

Este tipo de polvo insecticida es inocuo y al estar formado por algas fosilizadas lo convierte en un producto ecológico y natural y no es perjudicial para el medio ambiente.

Es efectivo para deshacernos de molestos insectos como cochinillas, moscas blancas, arañas… tanto en interior como en exterior. Aunque lo más común, es usar la tierra de diatomeas en plantas de exterior. La tierra de diatomeas, elimina más insectos que otro tipo de productos.

Este tipo de tierra tiene un componente como tratamiento fertilizante ya que también aporta nutrientes beneficiosos para el suelo de nuestras plantas.

El uso de este tipo de tierra blanca esta permitida como cultivo en agricultura y jardinería ecológica por su componente como hemos dicho de algas.

Otros usos de la tierra de diatomeas

Otro uso muy prometedor de la tierra de diatomeas está relacionado con la depuración del agua. Especialmente, para eliminar metales pesados de las aguas residuales y de masas de agua presentes en el entorno natural. Esta capacidad depuradora aumenta, cuando la tierra de diatomeas es tratada con óxido de manganeso. También se ha observado cierta capacidad de adsorción de colorantes y tintes en las aguas residuales procedentes de la industria textil.

También en la industria de la construcción la tierra de diatomeas puede tener aplicaciones interesantes. Un grupo de investigación de la Universidad de Gante, Bélgica, ha estudiado el uso de diatomeas como método de protección de bacterias empleadas en hormigón autocurable. La causa principal de la disminución de la vida útil de las estructuras de hormigón son las grietas. Una de las propuestas para prolongar esa vida útil es el empleo de bacterias que produzcan carbonato cálcico, como Bacillus sphaericus, que estén presentes dentro de la matriz de hormigón. De este modo, ante una grieta, son las bacterias las que la rellenan con sus excreciones.

Nutrientes de la tierra de diatomeas para jardinería y agricultura

La tierra de diatomeas o diatomita aporta hasta un total de 40 nutrientes minerales, de los cuales 6 son considerados como primarios y secundarios esenciales en agricultura y 13 son oligoelementos principales y secundarios. Algunos de estos nutrientes son:

  • Silicio
  • Carbonato cálcico
  • Calcio
  • Aluminio
  • Magnesio
  • Hierro
  • Potasio
  • Fósforo
  • Sulfato de cal
  • Cloro

Dosis de tierra de diatomeas

Una duda muy frecuente es saber cuál es la dosis indicada de tierra de diatomeas para jardín y cultivo y para consumo humano. Lo mejor es que comentes con algún especialista que te asesore según el caso, por ejemplo en el sitio en el que vayas a comprar la tierra de diatomeas, pero en El Rincón Verde te damos una orientación de lo más habitual de la dosis de tierra de diatomeas para el jardín y cultivos y para otros usos comunes:

Dosis de tierra de diatomeas para jardín y cultivos

Para usarla como fertilizante espolvoreado, usa una mezcla del sustrato o tierra del suelo con diatomita en proporción de 40 o 50 g de diatomita por cada m2 de suelo de jardín. Para usarla de forma pulverizada, usa 40 g por cada litro.

Para el control de plagas terrestres usa 100 g de diatomita por cada m2 de suelo y para las plagas aéreas usa entre 10 g y 40 g de esta tierra por cada litro de agua para pulverizar, ajustando la dosis según el tamaño de la plaga.

Dosis de tierra de diatomeas para consumo humano

Existen dos tipos de diatomita, la tierra de diatomeas de grado alimentario y la tierra de diatomeas de grado no alimentario. Así que si buscas este producto para consumo humano fíjate que en el envase indique que es de grado alimentario y, por tanto, apta.

Lo mejor es que si decides tomarla hables con tu médico habitual cuál es la dosis más adecuada para ti, ya que dependiendo de tu alimentación habitual y de tu estado de salud en general esta puede variar. Además, es necesario seguir las indicaciones en cuanto la dosis o posología que se indica en el envase, puesto que es lo recomendado por el fabricante de este producto para consumo humano. Como una idea media, lo habitual es tomar una cucharadita al día y tomarla como máximo durante 30 días seguidos.

¡Hola Somos El Rincón Verde!