La vida que existe en el suelo es muy diversa, quizás podríamos visualizarlo como un “microcosmos”. La presencia de microrganismos es esencial para el desarrollo de las plantas, al ser importantes en la formación y estructuración del suelo y la movilización de nutrientes. Cuando cultivamos en macetas, camas de cultivos alzadas o contendores, la incorporación de microorganismos es básica, pues estamos delimitando todos los procesos del suelo a pequeña escala.

¿Qué son los microrganismos del suelo?

Podemos diferenciarlos, dependiendo de su tamaño, pero, en escalas grandes estamos hablando de gusanos, lombrices, arañas, escarabajos, entre otros; y pensado a nivel microscopio, podemos nombrar bacterias, algas y hongos. Existen microrganismos muy específicos, sin embargo, la mayoría del organismo del suelo utilizan materia orgánica o minerales como fuente de nutrientes y energía.

Ventajas de incorporar microorganismos en el suelo

  • Principales actores en la liberación de nutrientes.
  • Favorecen la estructura del suelo.
  • Ayudan a la aireación del suelo.
  • Mejoran el crecimiento de las raíces.
  • Hacen disponible los minerales en el suelo.
  • Ayudan a fijar nitrógeno en el suelo.
  • Generar antibióticos y antivirales naturales para las plantas.

 

¿Cómo agregar microrganismo en el huerto?

Dentro de la agroecología y la agricultura urbana, existen diferentes formas de agregar microrganismos al suelo, desde compostas, lombricomposta, hasta bioles, microorganismos de montaña o micorrizas. La mejor manera, siempre será la más sencilla y la que mejor se adapte a los insumos que tengas a la mano.

En nuestro IG, tenemos un video donde te enseñamos a preparar un biol con la poda del huerto. Es una forma fácil y sencilla de agregar microrganismos a nuestro huerto. Esta preparación la puedes utilizar de manera de riego, al 50%, y de manera foliar al 10%.

Tip: Recuerda aplicar cualquier preparación al huerto, hacerlo o muy muy temprano o muy muy tarde, siempre lejos de las horas altas del sol, ademas de aplicar a toda la planta y las hojas tanto por la parte de arriba como la parte de abajo.

Un suelo sano, debe contar con materia orgánica, minerales y microrganismos para el óptimo desarrollo de nuestros cultivos. Generando estas condiciones, aseguramos que nuestras plantas crezcan grandes y fuertes, con menos probabilidad de enfermarse o ser atacada por las plagas.

¡Hola Somos El Rincón Verde!