No, un higo no es una fruta cualquiera. De hecho, no es ni siquiera una fruta. Estrictamente, los higos son flores invertidas. En esta nota te contamos la verdad.

Las higueras no florecen de la misma forma que lo hacen otros árboles frutales como los almendros o los cerezos.

Las flores de la higuera crecen dentro de una vaina en forma de pera que luego madura hasta convertirse en la fruta que conocemos, el higo.

Cada higo, contiene muchas flores y cada una de esas flores produce un único fruto llamado aquenio. Estos frutos son muy pequeños y contienen una semilla. Precisamente son estos aquenios los que proveen al higo de esta textura tan crujiente.

¿Sabes realmente lo que hay dentro de un higo? Aunque los higos comerciales no suelen requerir polinización, puede haber una avispa muerta dentro de algunos.

Higos

En primer lugar, los higos no son técnicamente una fruta, sino una flor. Las higueras no florecen como los manzanos o los melocotoneros.

De hecho, las flores de los higos florecen dentro de la vaina que luego madura en la fruta que comemos. ¿Cómo? Cada flor produce un fruto con una sola semilla, llamada aquenio, y el higo que todos conocemos está formado por muchos aquenios. En esencia, cuando comemos un higo comemos muchas frutas.

Pero como el fruto está en el interior, y no en el exterior, cómo se produce la polinización? Y ahí es donde entra lo que podría no gustarte demasiado.

Como entendemos que las flores de los higos florecen internamente, necesitan un proceso especial para la polinización. No pueden confiar en el viento ni en las abejas para esparcir su polen, y ahí es donde entra la diminuta avispa de los higos, de nombre científico Blastophaga psenes.

El higo no puede prescindir de esta avispa para propagar su material genético, y la avispa no puede vivir sin el higo, porque ahí es donde crecen las larvas. Esta relación se conoce como mutualismo.

La avispa hembra entra en el higo macho -que no comemos- para poner sus huevos. El higo macho tiene una forma que permite albergar los huevos de las avispas, que al entrar pierden las alas y las antenas y, al no poder salir, mueren dentro. Las larvas continúan el ciclo vital. Las avispas macho nacen sin alas porque su único propósito es aparearse con las avispas hembras (que son técnicamente sus “hermanas”) y hacer un túnel para salir de la higuera. Son las avispas hembras, en ese momento, las que llevan el polen consigo.

Higo y Avispa

Pero si una avispa hembra entra accidentalmente en un higo hembra -los que nos comemos- en su interior no encuentra espacio para reproducirse y muere de todos modos dentro de la flor. Una circunstancia necesaria porque el polen que transporta el insecto da el sabor al higo que comemos. Obviamente, el cadáver no permanece, porque el higo utiliza una enzima llamada ficina para transformar la avispa en proteína.

Sin embargo, muchos de los higos que se comercializan son de maduración “partenocárpica”, lo que significa que no requieren fertilización.

¡Hola Somos El Rincón Verde!