Aunque la primera visita a nuestro espacio para el huerto puede ser desalentadora, especialmente si esta cubierta de maleza o de cosas que ya no utilizamos, no te dejes llevar por la desesperación; con la ayuda de herramienta como pala o con las manos de familiares y amigos podremos transformar ese espacio en un huerto productivo.

Guía para evaluar un espacio

Cuando evalúes un espacio considera los siguientes pasos:

  • ¿Es un espacio de fácil o difícil acceso?
  • ¿Tenemos una toma de agua cercana?
  • ¿Cuántas horas de sol recibe al día?
  • ¿El espacio tiene tiene árboles, plantas u otros elementos a considerar para el huerto?
  • ¿Tienes materiales para poder reutilizar?

Recicla tanto como puedas

Orientación del espacio

La dirección hacia la que está orientado tu espacio desempeña un papel vital en el crecimiento de los cultivos. No solo determina la cantidad de sol o de sombra que recibe el huerto y durante cuánto tiempo en el transcurso del día, sino que también afecta a la dirección hacia la que sopla el viento, e incluso a la cantidad de lluvia que recibe.

Si bien puede reducir los efectos de la orientación de tu huerto eliminando obstáculos que proyecten sombra e instalando barras cortavientos, es preferible que elija los cultivos más adecuados para las condiciones de tu espacio.

Espacio orientado al sur

Es una orientación idónea para los cultivos que requieren sol, puesto que el terreno no estará sombreado por árboles adyacentes, cobertizos o cercas. Es un espacio cálido y luminoso.

Espacio orientado al oeste

Tendrá luz solar durante la mayor parte del día, excepto a primera hora de la mañana, cuando el sol esté saliendo por detrás de la cerca o barrera.

Espacio orientado al norte

Estará sombreada por la cerca o barrera, que a mediodía proyectará sombra sobre la zona sur del espacio.

Espacio orientado al este

La parte occidental de este espacio estará en sombra, por lo que los cultivos no se beneficiarán del cálido sol de la tarde. Conviene situar el huerto en el extremo norte del espacio.

Puedes ayudarte con una brújula para determinar la dirección hacia la que esté orientado tu huerto. Las orientadas al sur son cálidas, mientras que las que están orientadas al norte son frías.

¡Hola Somos El Rincón Verde!