¿Qué son las Energías Renovables?

Las energías renovables, o también conocidas como “energías limpias”, son aquellas provenientes de recursos naturales: sol, viento, agua, agua y biomasa (materia orgánica). Asimismo, se consideran renovables cuando se obtiene a partir de fuentes que se regeneran con el tiempo de manera natural.

¿Qué tipos de Energías Renovables existen?

  • Eólica: la energía generada por efecto de las corrientes de aire es convertida en otras formas útiles para actividades humanas.
  • Solar: utilización de la radiación procedente del Sol, principalmente la luz y el calor.
  • Hidráulica: aprovechamiento del movimiento del agua (corrientes, cascadas, entre otras).
  • Biomasa o biogás: energía que se obtiene de materia orgánica (desechos de vegetales, excremento animal).
  • Geotérmica: aprovechamiento del calor contenido en el interior de la Tierra.

Además de derivar de recursos naturales “inagotables”, el uso de este tipo de energías disminuye el impacto que hemos causado al planeta. Cualquier rincón del planeta puede generar su propia energía y buscar ser autosuficiente.

Considerar este tipo de tecnologías para casa y/o negocio, requiere un análisis profesional del tipo de energía que queremos implementar y la viabilidad en nuestra propiedad. Una excelente manera de costear este tipo de proyectos es por medio de incentivos, que hoy día, la mayoría de los gobiernos tiene para el uso de energías renovables.

Es asombroso cómo el hombre ha desarrollado procesos que nos permitan aprovechar los procesos de la naturaleza. Crear tecnologías que cuiden y mejoren el ambiente, es el mejor camino que el ser humano puede tomar para frenar problemas como el cambio climático.

Objetivo 7: Energía asequible y no contaminante

Entre 2000 y 2016, la cantidad de personas con acceso a energía eléctrica aumentó de 78 a 87 por ciento, y el número de personas sin energía bajó a poco menos de mil millones.

Sin embargo, a la par con el crecimiento de la población mundial, también lo hará la demanda de energía accesible, y una economía global dependiente de los combustibles fósiles está generando cambios drásticos en nuestro clima.

Para alcanzar el ODS para 2030, es necesario invertir en fuentes de energía limpia, como la solar, eólica y térmica y mejorar la productividad energética.

Expandir la infraestructura y mejorar la tecnología para contar con energía limpia en todos los países en desarrollo, es un objetivo crucial que puede estimular el crecimiento y a la vez ayudar al medio ambiente.

Datos Destacables

  • El 13% de la población mundial aún no tiene acceso a servicios modernos de electricidad.
  • 3000 millones de personas dependen de la madera, el carbón, el carbón vegetal o los desechos de origen animal para cocinar y calentar la comida.
  • La energía es el factor que contribuye principalmente al cambio climático y representa alrededor del 60% de todas las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero.
  • La contaminación del aire en locales cerrados debido al uso de combustibles para la energía doméstica causó 4,3 millones de muertes en 2012, 6 de cada 10 de estas fueron mujeres y niñas.
  • En 2015, el 17,5% del consumo final de energía fue de energías renovables.

Referencias

¡Hola Somos El Rincón Verde!