Una de las principales preguntas que surgen al instalar un huerto está relacionada con la temporada de lluvias, ¿cómo debo proteger mis cultivos en estos días?

Primero que nada, mantener el huerto en excelentes condiciones nos ayudará a que los cultivos sobrevivan una fuerte lluvia o granizada. Actividades como la poda, tutoreo, abonar, entre otras, son prácticas excelentes para tener un huerto sano y fuerte.

Cuando las lluvias son intensas o repetitivas, pueden ocasionar daños en los cultivos. Por un lado, el agua arrastra los nutrientes y causa el empobrecimiento de nuestro sustrato.  Y por el otro, si existe un encharcamiento durante varios días o semanas, el flujo de oxígeno en la zona de las raíces encarece, provocando que se pudran o que se desarrollen hongos.

Entonces, ¿cómo proteger mis cultivos?

1 El famoso “acolchonado o mulch”, capa protectora que absorbe la humedad extra y ayuda a mejorar el drenaje en la parte superior del contenedor y/o cama de cultivo. Colocar una capa de 3 cm de acolchonado es lo idea, ya sea corteza de pino, fibra de coco, paja y/o grava.

2 Cubierta plástica, es decir, un paraguas para tus plantas o al menos las más delicadas. Existen plásticos específicos para el óptimo crecimiento de tus plantitas, sin embargo, lo importante es que sea resistente, que al colocarlo no se creen bolsa o encharcamientos de agua y permita la entrada del aire para ventilar adecuadamente. Puedes utilizar plástico lechoso, malla sombra negra o blanca o cualquier plástico que tengas al disponible.

3 Un buen drenaje en nuestros contenedores y/o camas de cultivos, ya sea colocando una capa de piedras en la parte inferior o utilizando un sustrato ideal para nuestros cultivos.

4 La prevención de hongos en nuestros suelos y plantas puede ser muy fácil aplicando fungicidas orgánicos. Infusiones de plantas como la cola de caballo o canela pueden funcionar o esta es la receta para preparar uno en casa: agregar una cucharada de bicarbonato de sodio en un litro de leche y/o agua, agítalo y rociarlo en altas horas de sol por ambos lados de las hojas.

¡Ya estás preparado!

Al menos, con estos cuatro puntos podrás asegurar que tus plantas estarán protegidas para esta temporada de lluvias. Si no estás preparado para las lluvias, puedes mover de lugar tus contenedores para protegerlas mientras pones manos a la obra.

Recuerda que después de una fuerte lluvia, debes revisar tu huerto, podar las hojas lastimadas, cubrir raíces expuestas y abonar para mantener tu huerto fuerte y sano. Recolectar agua de lluvia puede ser una gran opción, por su alto contenido en nitrógeno puede ser utilizada posteriormente para nutrir tu huerto.

P.D. Con la lluvia y un mal mantenimiento tanto las babosas como los caracoles comenzaran a atacar tu huerto, procura tener una excelente poda y en caso de que exista un exceso de estos animalitos, puedes retirarlos manualmente o colocar una trampa de cerveza.

¡Hola Somos El Rincón Verde!