El ayuno se ha practicado durante miles de años y es un elemento básico en muchas religiones y culturas diferentes en todo el mundo.
Hoy, las nuevas variedades de ayuno ponen un nuevo giro a esta práctica antigua.

Tres dietas que incluyen Ayuno

  • La dieta 16:8: consiste en ayunar durante 16 horas al día y comer dentro de las siguientes ocho horas. Este patrón se cumple comiendo solo desde el mediodía hasta las 8 de la tarde.
  • La dieta 5:2: en este ayuno las personas deben comer como lo hacen habitualmente durante 5 días a la semana y ayunar los otros dos, en los que se ingiere solo el 25% del número de calorías normales.
  • Un ayuno de 24 horas implica no consumir calorías en un día de la semana o del mes.
Sin embargo, se ha encontrado que algunos patrones de ayuno no son recomendables pues conducen a tener un hambre intenso y, por lo tanto, se considera poco práctico.
A diferencia de la mayoría de las dietas, el ayuno intermitente no excluye grupos específicos de alimentos, como grasas, azúcares o carbohidratos. Lo único que se necesita es un reloj.
El problema aquí, es que llegan a mi consultorio varias personas diciéndome que, después de pasar el horario de ayuno, se dan unos atracones enormes, toman alcohol, van a fiestas, lo cual encuentro peligroso. Es necesario comer sano, no se trata de hacer ayuno, pasar hambre y después atracarte, pues eso no va a funcionar. Para hacerlo funcional, seguro y sano, lo que comas después del ayuno, debe tener un valor nutricional alto.

Beneficios de hacer Ayuno Intermitente

Es muy fácil de seguir, es flexible, te ayuda a perder peso, mejora la función cerebral y extiende la longevidad.

Contras del Ayuno Intermitente

  • Al restringir diariamente alimentos, puede conducir a tener debilidad, a estar hambrientos, a incrementar el consumo de alimentos y aumentar de peso. También puede impactar en hombres y mujeres de manera diferente e incluso interferir en la fertilidad.
  • El ayuno intermitente puede no ser adecuado para personas con ciertas enfermedades, como gente con diabetes, antecedentes de trastornos de la alimentación como la anorexia y la bulimia, o comedores compulsivos o personas que padecen enfermedades crónicas, como desbalances hormonales o enfermedades cardíacas.
  • Tampoco deberían intentarlo las mujeres embarazadas o en período de lactancia, ni las personas que tienen úlceras estomacales.
En mi experiencia y como comentario personal, hay mejores maneras muchas más fáciles, más eficaces, y con efecto a largo plazo para bajar de peso, sin arriesgar tu salud. Yo no lo recomiendo.
¿Haz hecho algún tipo de ayuno? Cuéntame, ¿cuál y cómo te fue?
Con salud y cariño,
Vero Villalobos
¡Hola Somos El Rincón Verde!