El Aloe vera es una de las 250 especies de aloes del mundo. El aloe vera es una planta perenne, suculenta, semitropical, con fuertes raíces fibrosas y numerosas hojas gruesas y carnosas, dentadas, de color verde o verde grisáceo. Es la planta con la que hemos crecido, la hemos visto en muchos lados, ya sea en las calles o en las casa, es la planta que frecuentemente tiene nuestra abuela, nuestra madre, nuestro vecino, etc. Y no solo es una planta muy fácil de encontrar, también es muy famosa por las múltiples propiedades benéficas y usos que tiene.

Algo de Historia

Se sabe que desde los egipcios (1.500 a.c.) ya era utilizada con fines de belleza y medicina, pues se describen 12 remedios a base de ella en el papiro Ebers, el cual es uno de los tratados médicos más antiguos.

Juega un papel importante en medicina para la cultura china, así como para los griegos y romanos que también escribían recomendaciones sobre el uso de su gel.

Es un cultivo muy resistente y de fácil mantenimiento, le encanta el sol y no es muy exigente con los nutrientes ni el sustrato ya que es capaz de adaptarse a casi todos los entornos cálidos y/o secos; no resiste heladas ni encharcamientos, por lo que debemos evitar regarla con mucha frecuencia, lo mejor es darle un riego abundante y no volver a regar hasta que el sustrato vuelva a secarse.

Propiedades Medicinales

Los componentes medicinales se concentran en las 2 partes principales de la planta, el acíbar y el gel.

El acíbar es el líquido amargo de color amarillento que recubre al gel, tiene propiedades laxantes, estimulantes y digestivas, debido a que este es irritante, no debe emplearse directo en la piel.

El gel de color transparente es excelente para tratar afecciones de piel y tratar heridas, gracias a sus propiedades antioxidantes y antisépticas es un producto muy utilizado en productos cosméticos comerciales.

También encontramos minerales como calcio, hierro, magnesio, zinc, etc., vitaminas A,E,C,B; terpenos, aminoácidos, taninos y ácidos. Todos estos son responsables de sus múltiples propiedades:

  • Analgésico
  • Antibiótico
  • Antiinflamatorio
  • Antiséptico
  • Cicatrizante
  • Coagulante
  • Depurador
  • Hipocolesterémico
  • Regenerador celular
  • Tónico

¿Cómo obtener gel casero del aloe?

Es muy fácil hacer tu gel de aloe en casa, te explicamos en 5 simples pasos:

  1. Cortar una hoja de aloe desde la base sin dañar a la planta.
  2. Hacer un corte diagonal (45°) en el extremo más ancho de la planta.
  3. Poner a remojar toda la noche en un vaso con agua (la hoja siempre debe permanecer vertical con la parte del corte remojado en agua para limpiar el acíbar).
  4. Pelar y rascar con una cuchara el gel para licuarlo.
  5. Vaciar en recipiente con tapa y tenerlo en el refrigerador.

Este gel es excelente mascarilla antes de dormir o antes de maquillarse, para granos, cabello, heridas y quemaduras. Durará hasta 2 semanas en el refrigerador, mientras más fresco lo apliquemos, más propiedades vamos a aprovechar, por lo que es recomendable prepararlo en pequeñas proporciones.

Para mantener nuestra planta sana y libre de heridas expuestas, es muy importante retirar la hoja completa y no solo cortar una parte de la punta, de esta manera mantendremos la estética de nuestro huerto y la salud de nuestros cultivos.

¿Y tú? ¿Para qué remedio has utilizado aloe vera de tu huerto?

¡Hola Somos El Rincón Verde!