¡Hola! Estoy de regreso con todas las ganas de compartir con ustedes temas de salud y alimentación. Hoy quiero platicar sobre algunos ingredientes en las etiquetas nutrimentales de los alimentos en el supermercado.

Cuando se trata de comprar alimentos envasados, la mayoría de nosotros confiamos en la lista de ingredientes, pero en realidad, no se puede confiar en la etiqueta.

Los fabricantes tienen muchos trucos para hacer que los alimentos envasados suenen más saludables para nosotros de lo que es y la mayoría no lo es.

Comencemos con las cosas más comunes que podrías ver en una etiqueta de nutrición alimenticia que suene bien para ti, pero en realidad no lo es.

Carragenina

La carragenina es un agente espesante extraído de algas marinas. Las algas suenan sanas, ¿verdad? Pero la carragenina no ofrece ningún valor nutritivo como el alga cruda. Peor aún, está relacionada con la inflamación intestinal. Algunos fabricantes de alimentos están empezando a eliminarla de sus productos, pero muchos todavía lo utilizan. Por lo tanto, evita los productos con este ingrediente.

Una mejor opción: Busca productos similares que utilicen pectina, una fibra soluble de frutas que se utiliza a menudo para hacer mermelada.

Fibra

Todos nos dicen que la fibra es buena para nosotros. Así que los alimentos «ricos en fibra» suenan sanos, ¿verdad? Desafortunadamente, con demasiada frecuencia no son alimentos auténticos. Los alimentos ricos en fibra, particularmente los cereales, a menudo son muy refinados y luego le vuelven a agregar fibra. Y es probable que las empresas agreguen solo un tipo de fibra — insoluble (no absorbible), que es muy barata.

Si bien la fibra sí tiene beneficios para la salud, su sabor y textura son poco atractivos, lo que incita a los fabricantes a «mejorar» el producto con un montón de grasas y azúcares. Cualquier beneficio para la salud que pueda obtener de la fibra añadida se descompensa por las grasas y azúcar añadidas. Y si no estás acostumbrado a comer cantidades significativas de fibra insoluble, los efectos gastrointestinales pueden ser desagradables.

Una mejor opción: Asegúrate de que estás seleccionando cereales y panes con granos enteros sin refinar y azúcares añadidos limitados. El contenido de fibra debe ser 3 gramos o mayor, o no valdrá la pena el problema.

Alimentos fortificados

Los alimentos fortificantes se hacen a menudo para restaurar los nutrientes que se eliminan durante el procesado. Pero lo que se pone de nuevo puede no ser lo mismo que lo que se ha sacado, sólo necesita lo equivalente. Así, por ejemplo, el procesamiento de granos elimina la fibra soluble e insoluble, y la fibra insoluble es lo que se pone de nuevo. La cantidad de fibra puede ser la misma, pero ¿qué tipo de fibra realmente es?. Es un producto alimenticio manufacturado, no comida de verdad.

Una mejor opción: compra alimentos que tienen menos procesamiento. Conservarán sus nutrientes originales y no necesitarán ninguna adición. Son lo que tu cuerpo está diseñado para digerir y absorber.

La etiqueta nutrimental en la comida empaquetada es importante para elegir lo que nos vamos a comer – pero no te dice todo. Para elegir mejor, necesitas estar alerta de lo que se esconde.

Recuerda, cuando evitas alimentos procesados completamente, cuando tu haces todo el “procesado” en tu cocina, en tu casa, no tienes que hacerla de detective en el supermercado.

Lo natural siempre será una mejor opción.

Con Salud y Cariño,

Vero Villalobos
www.verovillalobos.com

¡Hola Somos El Rincón Verde!