Existen acciones que podemos adoptar para disminuir nuestro impacto ambiental y ayudar a contrarrestar el calentamiento global. De acuerdo con la ONU, para el 2050 el 60% de la población vivirá en zonas urbanas. Al designar un área para el cultivo de alimentos de forma natural en nuestros hogares, estamos creando un huerto urbano.

Desde razones personales, como asegurar la calidad de nuestros alimentos, hasta por motivos sociales, tener un huerto es excelente pretexto para reunir a un grupo de personas interesadas en reconectar con la naturaleza.

Beneficios de Tener o Pertenecer a un Huerto Urbano

#1 – Aprender una Habilidad Única

Hoy en día las personas ya no saben de donde provienen sus alimentos. Al involucrarnos en este tipo de actividades, despertamos nuestra curiosidad y adquirimos conocimientos que nos permitirán crecer alimentos en casa. Además, de ser portadores de esta información que bien podemos compartir con nuestras familias y por qué no, con el resto del mundo.

#2 – Cultivar Alimento en Espacios “limitados”

Considerando las necesidades básicas de una planta, prácticamente en cualquier recipiente con cavidad podemos empezar esta aventura. Desde una pequeña planta de albahaca para la pasta ocasional que preparamos, hasta contenedores que abastecen nuestro consumo de lechuga durante todo el año. La única limitante, en términos de espacio, es la imaginación.

#3 – Alimentos Sanos y Nutritivos

Creemos estar comiendo sano cuando adquirimos alimentos del supermercado, pero cuándo fueron cosechados, qué tipo de fertilizante o pesticida se utilizaron. Tener control y certeza sobre los insumos a la hora de cultivar en casa, nos asegura el tipo de alimento que vamos a cosechar.

#4 – Producción Amigable con el Ambiente

Además de las grandes cantidades de recursos que se utilizan en la agricultura industrial, los alimentos tienen que ser transportados de donde fueron cosechados hasta su punto final de venta; eso requiere camiones y combustible. Al no tener que transportar nuestros alimentos y utilizar de manera más eficiente de los recursos, disminuimos nuestra huella de carbono con estas prácticas.

#5 – Ahorrar Dinero

Vivir en las ciudades generalmente es más costo. Los alimentos “sanos” tiene precios más elevados que la comida rápida o chatarra. Cuando cultivas tus propios alimentos disminuyes tu consumo externo. No se llega al autoconsumo de un día para el otro, pero poco a poco podrás reducir tus gastos mientras produces más alimentos.

#6 – Tener un Ingreso Extra

El huerto no solo se volverá la fuente de alimentos, también será el origen de productos “extras” (semillas, germinados, brotes, plantas, bio fertilizantes, etc.) que puedes almacenar para el futuro o vender.

#7 – Crear Comunidad

El ritmo de vida que llevamos en las ciudades nos orilla a olvidar que vivimos en sociedad. Nos desconectamos de nuestro entorno, lo que ocasiona problemas de depresión, desconfianza, entre otros. Tener un huerto nos ayuda a crear un espacio con un fin común. El propósito de crecer alimentos sanos y nutritivos para mejorar la salud de todos. Un huerto es una actividad para pequeños y grandes que nos permite conectar con la naturaleza.

La lista es larga y los beneficios bastos, pero y tú, ¿Qué esperas para iniciar tu huerto?

Si no sabes cómo empezar, nosotros podemos ayudarte. Tenemos asesorías personalizadas o nuestro Curso Mensual de huertos urbanos. Para próximas fechas, sigue nuestras Redes Sociales.

¡Hola Somos El Rincón Verde!